quimantu  
  quimantu INICIO    
 

 

 

 

 

 

Alto Hospicio: la novela del atrevimiento

Rodrigo Rojas Terán ha publicado en la Revista Cinosargo un artículo sobre la novela Alto Hospicio, de Rodrigo Ramos.

Hay una vieja frase que dice que el que no se arriesga, no cruza el río. este río, vamos a suponer, puede estar lleno de pirañas, y ademas de eso sus aguas son de color rojo, por el intento de otros por cruzar, y que finalmente han caído. o fracasado. vaya una cerveza por los caídos, un brindis nada más. Sin embargo, el señor Rodrigo Ramos Bañados, (antofagasta, 1973) autor de la novela Alto Hospicio (Editorial Quimantú), aun digamos está cruzando ese río que ha propuesto pasar, pero por lo menos está avanzando, la orilla es lejana como las tetas de una puta parada en esa orilla. La temática de este libro es un atrevimiento a 100%, además de la estructura formulada en el texto, de las variantes que presenta el narrador testigo o protagonista, y yunta del sicópata Ceballos. La historia en sí, es atrevida, con lenguaje de personas de población, como debe ser, con autenticidad en el perfil de los personajes y en los hechos narrados, es más, el espacio de desierto, de pampa, de marginalidad y pobreza que presenta Alto Hospicio, es un sitio ideal para seres que escondidos en el silencio, observadores, simples hombres, aparentemente inofensivos y con zapatitos de charol, suelen tramar el mayor de los crímenes, violaciones y asesinatos que en primera instancia quedan en la impunidad. Los sicópatas son seres que no se excluyen de la necesidad de ser anónimos, casi siempre cometen sus actos para aparecer en diarios sensacionalistas o difusores de la crónica roja, en noticiarios de la televisión, radios, foros de internet, etc. y en ese transcurso el placer de matar les provoca un extasis rimbaudiano o baudelariano, pero al final siempre caen las ratas en sus desagües de mierda. Así son los sicópatas, estos weones que quizás uno los vea tan lejos de nuestro entorno (esta wea es terriblemente falsa), están mas cerca de lo que uno cree, ese vecino que se hace el buena tela, el que con cueva sale a comprar el pan, el gueón que está todo el dia viendo porno por internet, ese quizás cuando se le presente el momento, desahogue sus instintos con alguna cabra chica, o quiera meter tu cadáver al refri. No sé. Nunca hay que creerse los cuentos, la maldad está en todos, y solo la revelaremos cuando se nos presente la oportunidad, la novela Alto Hospicio, nos muestra esa idea, y más encima esa idea es pavimentada con todo lo que vemos en las noticias y diarios, femicidios, violaciones, crímenes por encargo, secuestros, no sé, muchas weas. Alto Hospicio no es una novela lineal, no, a la cresta esas weas, la narración muestra desafíos de lenguaje, un contenido mayor trabajado con voces que podamos situarlas en distintos contextos y además que todo eso se pueda leer de un tirón. Esta novela lo consigue, primero te sitúa en un espacio de diferencia entre el pasado y presente de los hechos, haciendo que la duda, y el juego de tiempos, se establezca de manera definitiva. El narrador testigo escribe todos los hechos en un blog, y en la historia relata descriptivamente los ciber que visita, lugares malolientes, con personas muy particulares que atienden, etc. Además el libro abre paréntesis de personas que comentan en el blog dándole otro perfil al texto que sabemos que no es lineal. El autor incluye hábilmente historias de otros sicópatas con mayor prestigio, como el ruso "CHIKATILO EL CARNICERO DE ROSTOV" O "PEDRO LÓPEZ, EL MONSTRUO DE LOS ANDES", que son pasajes inflados de crímenes e historias que revitalizan su propia historia central del sicópata pop CEBALLOS. Las huellas de este atrevimiento de Rodrigo Ramos Bañados en su novela, son notorias, ya que él ha confesado que la novela aún no se ha presentado en el sitio del suceso, quizás por temor de cómo la tomaran las familias de las víctimas, no sé, en ningún caso, esto puede provocar algún rechazo en ese sentido, la novela es buena, se cambian los nombres, no se burla de la realidad de ese sector, sino que lo retrata, y las víctimas son un factor secundario dentro de la historia. Vayan los buenos augurios de esta novela que acá en Arica ha tenido buena acogida, tanto por los lectores que buscarán el libro. A las viejas que les tirita el culo cuando tienen esta novela negra en sus manos que se vayan a la mierda, la novela es para gente valiente, ¿y los weones cómo disfrutan cuando ven "Dónde está Elisa" o "Alguien te Mira"?, a la mierda carajo. En literatura hay ética pero no es recomendable efectuarla, solo hay ética en el tratamiento de las buenas historias y esta novela es el caso. El autor Ramos Bañados ha marcado un camino en el sentido de darnos cuenta de como, de eso oscuro que sucede y se esconde puede salir una historia casi ficticia casi realidad, un juego de llamados en el tiempo y en el espacio en que encontramos algo que contar, ahora, el cómo contarlo será el desafio, sobre todo el riesgo de cruzar el río con aguas rojas.

 
       

 

 

 

 

 

NOTICIAS          
todavía hay un chile que se construye a pulso