quimantu  
  quimantu INICIO  

MUJERES: EL GÉNERO NOS UNE, LA CLASE NOS DIVIDE
Cecilia Toledo


Prólogo
Cecilia Toledo



Es con gran alegría que asistimos al lanzamiento de este libro en español. Las mujeres latinoamericanas de lengua española tendrán, ahora, la oportunidad de compartir las reflexiones que hacemos en estas páginas.
Un libro es un libro. Y, como tal, no puede ser modificado en cada nueva edición sin correr el riesgo de “apagar” el anterior que, en definitiva, fue el motivo de su publicación primera. Por eso, en esta edición no incluyo alteraciones significativas sobre el texto que escribí en 1996. Ha pasado mucho tiempo, pero la situación de la mujer no cambió mucho, no hizo grandes avances ni aquí ni allá. Ello no significa que lo que decimos aquí no requiera actualizaciones.
Este libro fue escrito fundamentalmente con el objetivo de polemizar con las corrientes feministas que en los años de 1980 y 1990 pasaron a tratar la cuestión de la opresión de la mujer como una cuestión de género y no como una cuestión de clase, como siempre fue tratada en el ámbito de la izquierda marxista. Vimos en esa formulación una política esencialmente reformista, adoptada con ahínco por las innumerables ONGs que proliferaron en el Brasil y en toda América Latina en aquellos años. El intento de este libro, por lo tanto, es rescatar el enfoque marxista, el método materialista para entender la opresión femenina.
Por razones comprensibles, este libro trata básicamente de la situación de la mujer en el Brasil. Sin embargo, la opresión, la explotación y el grado de radicalización de las mujeres de otros países latinoamericanos quizás sean más significativos y necesiten ser contemplados. Queda aquí, para las marxistas luchadoras (¡y pensadoras!) de nuestra querida América Latina, la tarea de escribir sobre sus mujeres indígenas, campesinas, obreras, estudiantes, trabajadoras de las ciudades y del campo.
Esperando que este libro ayude a incentivar la participación femenina en las luchas de nuestros pueblos por su emancipación, dedicamos esta edición a Domitila Barrios de Chungara, que tanto batalló para que las mujeres tuviesen coraje y confiasen en su fuerza para vencer la opresión. Mujer de los Andes bolivianos, esposa de un trabajador minero, madre de siete hijos, Domitila encontraba tiempo, inteligencia y garra para liderar el Comité de Amas de Casa de Siglo XX, una de las principales organizaciones de lucha de los mineros bolivianos en los años setenta. Su lucha revela cómo la liberación de la mujer está profundamente ligada con la lucha por la liberación socioeconómica, política y cultural del pueblo, y no es una expresión de deseos sino una actividad concreta, diaria, incansable, que requiere de la participación de todas las mujeres de la clase trabajadora.