quimantu  
  quimantu INICIO  

EL HIJO DE DRÁCULA
Gianfranco Rolleri
Presentación
Poli Délano
2010

Hace algunos años leí con entusiasmo La resaca de la hiena de Gianfranco Rolleri y hasta hoy me sigue pareciendo que se trata de uno de los mejores conjuntos de cuentos con que nos haya sorprendido un joven autor chileno. Un desafío al lector: cuentos que reúnen, aparte de la gracia narrativa del escritor nato, una mezcla sabia y proporcionada de ironía, desenfado y ternura. Agresivos y finos. Pienso que Rolleri constituye una verdadera sorpresa. Una sorpresa que puede no sorprender a los que no quieren dejarse sorprender, esos que saben o creen saber demasiado y escudriñan sus materiales de trabajo en los laberintos de la academia.
Rolleri, tras su excelente debut, nos regala ahora una nueva colección de cuentos en los que se mantienen las cualidades con las que ya nos deleitó, pero con nuevas invenciones que le otorgan un láser más potente a la visión descarnada con que aprisiona la realidad. Son cuentos que con gran precisión ponen el dedo exactamente donde se encuentra la llaga. Hay en ellos una mirada fresca y original para enfocar las desgracias sociales a que este país fue sometido por la voluntad de los príncipes nunca dispuestos a ceder los privilegios con que se empolvan el rostro. Una mirada distinta, única. Acida, sin perder la gentileza. Risueña sin esquivar el “pathos”. Estamos frente a un narrador joven y juvenil, vital y rabioso, capaz de darnos una imagen de la realidad como él la ve. Y eso es lo que hace un artista: no se trata de mostrar las cosas “como se veían”, sino “como yo las vi”.